La mejor forma de limpiarte los oídos


La mejor forma de limpiarse los oídos es “no limpiarse los oídos”, se limpian solos... esto puede sonar extraño, pero ahora os lo explicamos.


El cerumen es un necesario e imprescindible protector natural del oído. Al mover la mandíbula, al hablar o masticar, el cerumen se desplaza desde el interior del oído al exterior, es aquí cuando llega al pabellón auditivo cuando lo podemos retirar con un simple pañuelo de papel.

Nunca debemos utilizar los famosos bastoncillos para los oídos, su uso solo nos va a producir problemas. El primero es el aumento de posibilidades de provocar un tapón, ya que aunque pensemos que con su uso estamos retirando la cera, lo que hacemos es empujándola al fondo del conducto auditivo. Con su uso también vamos a irritar el conducto, vamos a eliminar la capa de cera necesaria para una buena lubricación y protección del epitelio, así como el riesgo de poder perforar el tímpano, causando dolor, sangrado y pérdida de audición.

También es importante recordar que el tiempo de que necesita un bastoncillo para degradarse es de 300 años.

En personas que por sus características especiales, que sean proclives a generar mucha cera o producir tapones, debido al uso de audífonos, la utilización de sprays auditivos es una forma suave y efectiva para la limpieza del conducto auditivo, y son de muy fácil uso. La mayoría de estos sprays están realizados con agua de mar tratada.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Hasta el "mas hombre" llora ... o es que tiene OJO SECO ...

¿Sabes qué es y para qué se hace un examen de agudeza visual?

Las Lentes de Contacto y el verano