miércoles, 28 de marzo de 2018

¿Sabías que el gateo de los niños/as influye en el desarrollo de su visión binocular?



Una de las etapas más bonitas de los bebés es cuando comienza a gatear. La fase del gateo es fundamental para el correcto desarrollo Binocular. Según los últimos estudios, el 70 % de los estrábicos no han gateado. Este dato es preocupante por eso desde Zas Visión Centros de Salud Visual, insistimos en la importancia de revisar la vista a nuestros hijos/as. En muchos de los casos, los problemas visuales desencadenan en fracaso escolar y baja autoestima. 
El Secretario del Colegio de Ópticos-Optometristas de la Comunidad Valenciana, Vicente Montalvá explica que cuando se gatea estamos integrando la sicomotricidad del cuerpo, tanto de los ojos como de las extremidades, brazos y piernas. Tenemos que hacer movimientos sincronizados, enfocar en un punto cercano con los dos ojos a la vez. Por lo tanto la fase del gateo es importante para poder integrar bien el sistema visual y otro tipo de habilidades. Este período aporta beneficios para el niño a todos los niveles de desarrollo, tanto motor, sensitivo, de autonomía y visual. El saltarse la fase del gateo es muy peligroso porque el niño/a va a tener una posibilidad bastante alta de no integrar bien el sistema binocular y tener bastantes problemas para trabajar bien con los dos ojos. 
Vicente Montalvá 
 Por tanto cuando el niño comienza a gatear consigue:
  • Estimular el enfoque visual y la coordinación mano-ojo, ayudando al desarrollo correcto de la visión. El niño se desplaza cuando desea coger algún objeto que le interesa y para ello ha de poner en marcha un proceso de coordinación óculo-manual.
  • Además, focaliza los objetos, aprende a comprender ese cerca-lejos de las cosas y las personas.
  • Y ejercita su visión binocular, el cerebro utiliza las imágenes que recibe de cada uno de los dos ojos y las fusiona en una sola imagen más completa.  Los ojos empiezan a trabajar a la vez, se alinean y empiezan a mirar simultáneamente el mismo objeto. 
  • Estimula la coordinación de los movimientos físicos con la visión, desarrollando la capacidad de ser más preciso en los movimientos y de comprender mejor la distribución espacial de las cosas que está viendo.
  • Se acerca la Semana Santa, época en la que los padres pasan más tiempo con sus hijos. Es por tanto buen momento para fijarse si el esfuerzo que está haciendo su hijo/a es compensado con el rendimiento. Cuando hay un problema visual que merma su capacidad para poder rendir bien en el colegio, son niños que por mucho esfuerzo que realicen no pueden llegar bien a alcanzar sus objetivos. 
  • Signos que nos pueden indicar que nuestro hijo/a puede tener un problema visual:
    • Si se acerca mucho a los objetos, a las cosas. Y aún llamándole la atención sigue haciéndolo. 
    • Dolores de cabeza. 
    • Ojos rojos al final del día sobre todo entre semana, más que el Fin de Semana. 
    • Hay dos etapas críticas en las cuáles es aconsejable hacer una revisión a nuestros hijos. A los 3 años, porque en nuestro país es cuando empieza la escolarización, y a los 5 años, que pasan de infantil a primaria. 
    • Por último, en este Post queríamos incidir en la importancia del gateo en los bebés. Cuando ya se mantienen sentados es muy positivo dejarles el máximo tiempo posible en el suelo, para que ellos experimenten, se muevan libremente y controlen su espacio. ¿ Cuántas veces hemos oido la frase... "¿Por qué no lo pones en un Tacatá?", hoy también queremos informar al respecto. En países como por ejemplo Canadá, el uso del "Tacatá" está prohibido. En la siguiente imagen se muestra por qué no es recomendable usarlo. 
    • No descuides la salud visual de tus hijos/as. Consulta nuestra página web y localiza tu óptica Zas Visión más cercana. www.zasvision.com