jueves, 21 de septiembre de 2017

¿Sueles ver unas manchitas flotando?...

¿Has visto como unas pequeñas manchas que interrumpen tu visión?

Técnicamente se denominan miodesopsias y son unos grupos diminutos de células que se forman en el humor vítreo (que es el líquido gelatinoso que llena el interior del ojo y que es lo que le da su forma redondeada). Lo que sucede es que a medida que envejecemos, esa sustancia gelatinosa se va encogiendo y el resultado son esas moscas volantes que “flotan” en nuestro campo de visión y nos molestan intermitentemente hasta que con frecuencia se depositan en la parte baja del ojo y dejan de molestarnos.


Aunque las moscas volantes o manchas flotantes parecen estar fuera, en verdad están dentro del ojo y se ven porque son las sombras que se proyectan sobre la retina, que es la parte posterior del ojo que percibe la luz y nos permite ver.

En general, las moscas volantes o manchas flotantes se ven más cuando se mira hacia un fondo plano, como una pared o el cielo azul. ¿Te imaginas cómo son? Algunos las ven como manchas, otros como líneas, y también pueden aparecer en diferentes formas, como pequeños puntos, círculos, nubes o telarañas. Además, si tratas de enfocar la vista sobre ellas, notarás que nunca se quedan quietas.

A medida que envejecemos, es más frecuente notar esas moscas volantes o manchas flotantes que habitualmente no requieren tratamiento. Son más comunes en las personas que se han sometido a una cirugía de cataratas o que han tenido una cirugía con rayo láser en el ojo y en las personas que han tenido una inflamación en el interior del ojo. También son más frecuentes en las personas que padecen de miopía, de diabetes mal controlada y en las personas de más de 50 años.

¿Son peligrosas?

En ocasiones pueden ser señal de un desgarro o desprendimiento de la retina, que es una situación de emergencia. Por eso, acude a urgencias si las manchas aparecen o aumentan de repente, especialmente si tienes más de 45 años de edad y si además ves destellos de luces, si percibes una sombra en los bordes, si notas pérdida de la visión periférica o como si hubiera una cortina gris en movimiento en tu campo de visión, o si notas que tienes una reducción repentina de la vista. Esto debe tratarse de inmediato ya que de no ser así puede causar pérdida de la vista permanente.

Hay otra posibilidad, en donde podrías notar algunos síntomas parecidos, se trata de la migraña ocular u oftálmica que a veces se utiliza para diagnosticar, ya sea, el aura que precede a la migraña del dolor de cabeza o que a veces se usa para describir a lo que se llama migraña retiniana, que es otro tipo de problema en donde se pierde transitoriamente la visión en un ojo y frecuentemente es un problema más serio.

En el caso de las migrañas oculares: las personas notan manchas brillantes, destellos que aparecen como líneas dentadas en un ojo (a veces lo describen como si estuvieran viendo a través de un vidrio rajado), puede haber una pequeña área de falta de visión (muy pequeña, no es total) y ven como estrellitas en ambos ojos. A veces nunca desarrollan el dolor de cabeza. Estos destellos son provocados por un espasmo de los vasos sanguíneos del cerebro. Si el dolor de cabeza es precedido por los destellos, entonces tienes migraña. Del mismo modo, cuando estas líneas aparecen sin el dolor de cabeza, entonces se trata de una migraña oftálmica (o simplemente, de una migraña sin dolor de cabeza). Le llames como le llames, es importante que consultes con el especialista, especialmente si tienes otros síntomas, como pérdida de la visión lateral. Pero si hay duda de que pueda tratarse de desprendimiento de la retina, recuerda que es una emergencia y debes de actuar de inmediato.


No obstante, la mayoría de las manchas flotantes o moscas volantes son inofensivas y desaparecen con el tiempo o se vuelven menos molestas, sin necesidad de seguir un tratamiento. Pero no te quedes con la duda. Consulta con tu especialista si tienes alguno de estos síntomas y regularmente (al menos una vez al año) para proteger tu vista y seguir disfrutando un mundo de imágenes nítidas y a todo color.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

El ojo seco. ¿qué es y cómo solucionarlo?

Si padeces de ojo seco, no estás sol@. Esto afecta a una gran parte de la población, sobre todo a partir de los 40 años, y más a las mujeres que a los hombres. Por suerte, no es difícil de tratar y no suele presentar grandes peligros.



De pronto, sientes como si tuvieras los ojos llenos de arena, ¡hasta te duele cerrar los párpados! La vista se te pone borrosa y te molesta la luz. No te asustes, estás experimentando los síntomas más comunes del síndrome de “ojo seco”. Sigue leyendo para saber en qué consiste:

¿Por qué se resecan los ojos?

Los ojos normalmente están cubiertos por varias capas de lágrimas. En realidad, son tres capas: la más fina y profunda está formada por mucina (una forma de mucosidad); la del medio, que es la mayor y más gruesa, está formada básicamente de una solución de agua y sal, y la más superficial es una fina capa de lípidos (grasas), cuya función principal es reducir la evaporación de la capa de agua salina que se encuentra debajo. Estas capas mantienen el bienestar de los ojos y la buena visión, y un problema en cualquiera de las tres capas, afecta la producción de lágrimas. La evaporación excesiva de la capa de agua salina suele ser el resultado de una deficiencia en la capa superficial
.
Los ojos también pueden resecarse si estás tomando algún tipo de medicamento, como antihistamínicos, antidepresivos o anticonceptivos orales. Otra causa es: si parpadeas menos de lo normal (por mantener la vista fija en una pantalla de ordenador, por ejemplo), o si no puedes cerrar bien los párpados, ya que se evaporan las lágrimas.

Si padeces del síndrome de ojo seco podrías, también, notar los siguientes síntomas:

  • Picor.
  • Visión borrosa.
  • Sensación de ardor.
  • Sensación de tener un cuerpo extraño en los ojos.
  • Irritación o enrojecimiento.
  • Gran sensibilidad a la luz y/o Exceso de lágrimas.

Esto se debe a que, cuando el ojo se reseca y se irrita un poco, puede producirse un reflejo que aumenta de pronto la producción de lágrimas en un esfuerzo para incrementar la humedad, y ver y sentirse bien de nuevo. Pero como los ojos sólo pueden manejar una cierta cantidad de lágrimas, el resto se sale, provocando aún mas sequedad.

¿Hay factores de riesgo para los ojos secos?

Sí los hay. En general, la resequedad en los ojos, aunque molesta, no da lugar a pérdida de la visión ni problemas importantes en la vista. Los ojos secos son más frecuentes en las mujeres, sobre todo después de cierta edad y en las personas de origen asiático. Otros factores de riesgo:

  • La menopausia. Aumenta las posibilidades de padecer de ojos secos. Sin embargo, las mujeres postmenopáusicas que están en terapia de reemplazo de hormonas, sobre todo de estrógeno, tienen un riesgo mayor de padecerlo, que las que no toman hormonas.
  • Factores ocupacionales y del ambiente. Entre ellos: humedad baja, temperaturas elevadas en interiores, exposición al viento, contaminación, mala calidad del aire, humo del cigarrillo y disminución del parpadeo debido a la lectura o al uso excesivo del ordenador.
  • Usar lentes de contacto.
  • Cirugía Lasik.
  • Deficiencia de vitamina A.
  • Una dieta baja en ácidos grasos omega-3.
  • Varios medicamentos, como diuréticos, antidepresivos y antihistamínicos.
  • Quimioterapia.
  • Algunas enfermedades, como la hepatitis C, la infección por VIH o la diabetes.

Algunas complicaciones de los ojos secos

Normalmente, la sequedad en los ojos no tiende a dar mayores problemas. Pero tienes que estar alerta. Si la superficie del ojo se reseca demasiado, aumenta el riesgo de una infección. Si eso ocurre, se puede afectar la córnea, que se adelgaza, forma cicatrices y hasta llega a perforarse, lo que causa problemas de la vista y algunas veces incluso a la pérdida de visión.

Lo que puedes hacer en casa

Aunque no hay una cura para el ojo seco, hay muchas cosas que puedes hacer por tu cuenta para aliviar los ojos secos. Por ejemplo:
  • Usa en los ojos lágrimas artificiales
  • Existen unos geles lubricantes, más espesos que las lágrimas artificiales, duran mucho más, pero pueden causarte visión borrosa si los usas durante el día. Lo mejor es que los uses por la noche, mientras duermes.
  • Instala en tu casa un humificador, sobre todo si usas calefacción en el invierno o aire acondicionado en el verano (ambos resecan el aire). La humedad en el ambiente alivia la sequedad de los ojos.
  • Usa compresas calientes en los párpados.
  • Toma un suplemento de ácidos grasos de tipo omega-3.
  • Deja descansar tus ojos (cerrándolos por 10 segundos cada cinco o 10 minutos) mientras lees, miras la televisión o trabajas con el ordenador.


¿Cuándo se requiere tratamiento médico para los ojos secos?

Aunque no es lo normal, algunas veces la sequedad requiere atención médica para que no surjan complicaciones. Sobre todo, cuando la causa la produce una enfermedad, como una infección de la córnea, teniendo entonces que utilizar antibióticos. En casos extremos, se puede llegar a utilizar la cirugía.


Pero si padeces de ojo seco, lo más probable es que no tengas que preocuparte mucho. Sólo tienes que lidiar con algunas molestias en ciertas actividades de la vida diaria, y en la inmensa mayoría de los casos, no hay peligro de pérdida o disminución permanente de la visión. Aun así, es aconsejable que vayas al profesional para asegurarte de que no tienes ningún problema que requiera atención. Y si lo tuvieras, con su ayuda hay maneras efectivas de combatirlo.