miércoles, 10 de junio de 2015

La salud visual en el "running"


La mayoría de los que se han apuntado a correr o “runners” tienen en mente la importancia de la alimentación, del cuidado de los músculos y articulaciones, y de sus posibilidades físicas y salud en general. Sin embargo, a los ojos no se les suele prestar tanta atención, y se descuida, sin tener en cuenta que es el sentido por el que recibimos la mayoría de la información en el día a día.


Además de las enfermedades y de los problemas normales que pueden afectar a nuestros ojos en cualquier momento, existen algunas patologías que pueden aparecer durante la carrera… algunas de las alteraciones más significativas pueden ser:

Melanoma ocular: los síntomas más significativos, además de la mala visión son las manchas en el iris, la pérdida de visión, los destellos y otros. Acude al médico sin demora.

Desprendimiento de retina: si aparece una nube en tu mirada no pienses que ya pasará. Podría ser un desprendimiento, sobre todo porque los corredores, según la Academia Americana de Oftalmología tienen más predisposición a ella. Se trata de una emergencia importante.

Presión ocular alta: cuando el ritmo cardiaco se incrementa también tiende a hacerlo la presión sanguínea.

Hipoglucemia: se trata de que nuestros niveles de glucosa, de azúcar en la sangre han disminuido demasiado. Además de ver borroso puedes sentir taquicardia y mareo. Carga las pilas antes de salir a trotar. De hecho, el hambre y la fatiga son otros de las consecuencias de este estado.

Migraña: los destellos son uno de los síntomas previos al dolor de cabeza intenso. Ten cuidado con los alimentos que contengan cafeína, glutamato monosódico y nitratos.

Infecciones: tales como conjuntivitis alérgicas e infecciosas, orzuelos y demás. Normalmente producidos por frotarse los ojos con las manos sucias, etcétera. Los niños y los corredores que usan lentes de contacto son más propensos a sufrir estas primeras.

Desplazamiento de la sangre: que esta vaya del cerebro a los ojos puede empañar tu visión. Para y deja que se normalice.

Lesiones por exposición directa: al sol o al viento si corres al aire libre. El motivo es que agentes externos (polvo, arena) pueden entrar con mayor facilidad e irritar nuestros ojos. Además el aire puede resecarlos, y algunos estudios, incluso, relacionan la excesiva exposición solar al incremento del riesgo de padecer tumores en la conjuntiva y lesiones en la retina.

Deshidratación: se nos resecan y vemos borroso. Recuerda beber aunque no tengas sed.

Que te entre el sudor en los ojos: sírvete de una cinta o gorra para evitarlo.

Soluciones varias

  • Visita al especialista para revisiones periódicas
  • Utiliza gafas de sol o gafas especiales para evitar la entrada de agentes externos. Estás poniendo una barrera entre el ambiente y tus ojos. Si ya es demasiado tarde, no te frotes y lávate con agua abundante.
  • Usa gotas humectantes para evitar la sequedad y la irritación.
  • Hidrata y aliméntate correctamente: no corras en ayunas, opta por los alimentos de color anaranjado, etcétera.
  • Suplementos vitamínicos: ricos en antioxidantes, vitaminas y nutrientes específicos para mantener la salud ocular.