lunes, 22 de diciembre de 2014

Conducir seguro con la gafa adecuada


Según las estadísticas, hasta el 59% de los accidentes puede ser causado por la mala visión de los conductores, por eso es tan importante el realizarse una revisión periódica de la vista y el estar bien corregido a la hora de ponerse al volante.
 

Por otro lado siempre está la pregunta de ¿Cuál es la mejor gafa para conducir?...

Además de tener que estar graduadas exactamente para corregir nuestro problema visual hay que tener en cuenta otras cuestiones:

En la gafa de sol, las mejores las lentes polarizadas: Este tipo de filtro evita los molestos reflejos además de los destellos que provoca el sol en el asfalto o sobre otras superficies.

No obstante hay que tener en cuenta que NO se debe conducir de noche con ellas para evitar que nos deslumbren los faros de otros vehículos ya que, al no haber luz solar, no hay nada que polarizar.

También hay que tener en cuenta los filtros solares que llevan. Algunos están directamente prohibidos para conducir, por lo que debemos prestar atención a este apartado:

§  Claras, nivel 0: transmiten entre el 80% y el 100% de la luz. Están permitidas para conducir, pero apenas nos protegerán los días de más sol. Sólo son recomendables en condiciones de poca claridad, días nublados, etc.

§  Ligeramente coloreadas, nivel 1: transmiten entre el 43% y el 80% de la luz. Están permitidas para conducir, pero siguen sin proteger nuestros ojos de los días más claros o del sol bajo.

§  Medianamente coloreadas, nivel 2: transmiten entre el 18 y el 43% de la luz. Ya empiezan a protegernos los días soleados y claros. Están autorizadas para conducir.

§  Oscuras, nivel 3: transmiten entre el 8 y el 18% de la luz. Son recomendables para días muy claros y están permitidas para conducir.

§  Muy oscuras, nivel 4: transmiten entre el 3 y el 8% de la luz. Recomendables para esquiar, deportes acuáticos, etc. pero su uso está prohibido para conducir y es sancionable.

El color del filtro de la gafa de sol también influye. En general, es recomendable utilizar filtros que mantengan los colores lo más naturales posible. En ese sentido, los más recomendables son los cristales grises o ligeramente azulados. Los marrones pueden darnos un poco más de luminosidad y proteger el ojo en las horas del día con menor intensidad de luz.

Según los expertos en óptica, Los filtros amarillos aumentan la luminosidad de la imagen. Son recomendables para conducir con niebla y días oscuros. Esto no significa que nos permitan ver mejor por la noche: si no hay luz, no hay luminosidad que aumentar, por lo que es rotundamente falso que sean recomendables para conducir por la noche. Son apropiadas para las horas crepusculares, pero una vez se ha ido completamente el sol, no se deben utilizar.