miércoles, 27 de agosto de 2014

Vuelta al Cole...

Uno de cada 4 niños en edad escolar sufre algún problema visual que puede influir negativamente en su aprovechamiento académico de no ser diagnosticado y tratado a tiempo.

Casi el 25 por ciento de los niños sufren de condiciones visuales, que de no ser diagnosticadas y corregidas a tiempo pueden poner en riesgo su salud visual y afectar de manera adversa su desarrollo académico.


Para ayudarles a iniciar de forma provechosa las clases, queremos recordaros a los padres que es conveniente realizar un examen visual completo a vuestros hijos una vez al año
Un niño en edad escolar puede tener problemas de visión si muestra dificultad para ver objetos a distancia o leer en la pizarra, si entorna los ojos o si se sienta demasiado cerca del televisor. Si notas una de estas señales, debes llevarlo para la realización del examen visual así poder corregir este problema lo antes posible.

Mediante este examen se pueden identificar en los niños algunos de los trastornos oculares más comunes como: la miopía (problemas para ver de lejos), la hipermetropía (no ver objetos de cerca), el astigmatismo (la córnea es ovalada lo que provoca la disminución de la visión) y el estrabismo, también llamado ojo desviado.  Todas estas condiciones pueden influyen negativamente en la habilidad de lectura y por lo tanto en el aprovechamiento de las clases.
Además actualmente nuestros niños y jóvenes no sólo aprenden de manera tradicional en el aula, sino que también usan dispositivos electrónicos que causan fatiga visual, además de otros problemas relacionados con la luz azul.

Algunos de los indicios que podemos tener para intuir de la existencia de algún problema con la visión de nuestro hij@, son los siguientes:
·         Se frota los ojos constantemente
·         Siente sensibilidad extrema ante la luz
·         Tiene dolor de cabeza
·         Presenta falta de atención
·         Se lleva los materiales de lectura muy cerca de su rostro
·         Entorna los ojos constantemente
·         Utiliza los dedos para seguir las palabras mientras lee
·         Presenta enrojecimiento o lagrimeo crónico de los ojos

En resumen, incluye en tu lista de preparación para el regreso a las clases cada año un examen completo de la vista para tus hijos.  Si tu niño nunca ha ido a hacérselo, puede estar reticente, pero hay maneras de hacerle sentirse cómodo. Por ejemplo, puedes llevarlo contigo cuando tú te lo haces para que sienta confianza y sepa que es un proceso rutinario.
No olvides también que en caso de necesitar corrección, no sólo tiene la opción de las gafas, ya que también existe la posibilidad de lentes de contacto, ideales para su uso cuando practica deporte.

Consulta en tu óptica todas las opciones y asegúrate un buen inicio de curso para tu hij@