viernes, 25 de julio de 2014

Maquillaje de ojos y la salud visual



Maquillarse forma parte de tu rutina diaria las mujeres, y cada vez más, de los hombres. Una de las partes más sensibles de la cara son los ojos y su contorno. Los productos que usan y cómo se aplican no sólo ayudan a embellecerlos, sino que pueden causarles problemas, aquí os dejamos algunas recomendaciones para evitarlos:

La limpieza es algo vital: ¿verdad que no se te ocurriría servirle comida a tu familia en los platos sucios? ¿O preparar los alimentos sin lavarte las manos? Pues extiende los mismos principios al área del maquillaje, a la bolsa de los cosméticos y a los envases de los mismos. Al mantenerlos limpios evitas la contaminación con bacterias y hongos peligrosos que pueden provocar una infección en los ojos. Como regla de oro: lávate bien las manos antes de aplicarte el maquillaje y procura que todo lo que utilices esté limpio. En especial, no dejes el aplicador del rímel sobre el tocador o el lavabo. Cierra bien los envases y mantenlos limpios.
No humedezcas los productos: no utilices agua y mucho menos saliva para humedecer los cosméticos de los ojos, para evitar la contaminación con bacterias.

Tus cosméticos son tuyos… y de nadie más: ¿le pedirías a alguien prestada la cuchara que acaba de llevarte a la boca? Por las mismas razones de higiene, los cosméticos, especialmente los de los ojos, no se comparten tampoco. Y ten cuidado con las muestras de los grandes almacenes. Si tienes que probar un producto, aplícalo con un aplicador desechable.

¿Maquillarse con el coche en marcha? ¡Ni se te ocurra! Además de lo peligroso que resulta para ti y los otros conductores, si tienes que frenar súbitamente o una sacudida del coche mientras te maquillas puede lesionarte el ojo.

Utiliza solamente cosméticos indicados para maquillar los ojos: si se te acabó el delineador, no lo sustituyas por un lápiz labial. Podrías llevar contaminación de la boca a los ojos. ¡No es una buena idea!

Si te causa irritación, ¡descártalo!: si resultas alérgica a un producto determinado o te causa molestias en el ojo, se enrojece o te causa escozor, échalo a la basura sin pensarlo dos veces. Consulta con el especialista si la irritación del ojo persiste.

El maquillaje de ojos caduca: aunque no lo parezca, porque la sombra es en polvo, o el envase esté casi lleno porque no lo usas con frecuencia, debes renovar los cosméticos con regularidad. Elimina el bote del rímel después de 2 o 3 meses o si el rímel ya está seco y grumoso. Sustituye el resto cada seis meses.

¡Ojo con la temperatura! No dejes los cosméticos en el automóvil en donde estarán expuestos al exceso de calor y frío, eso puede alterar su fórmula y la efectividad de los conservantes que contienen.

Si tienes una infección en los ojos, no te maquilles: tira los productos que estabas usando cuando comenzó la infección para no volver a infectarte. Además, evitarás irritar el ojo todavía más.

Siempre quieres verte más guapa/o, pero es muy importante mantenernos y mantener nuestros ojos sanos.































Siemp
re quieres verte má
s guapa/o, pero e
s muy important
e mantenernos
y mantener nuest
ros ojos sanos.