viernes, 25 de julio de 2014

Maquillaje de ojos y la salud visual



Maquillarse forma parte de tu rutina diaria las mujeres, y cada vez más, de los hombres. Una de las partes más sensibles de la cara son los ojos y su contorno. Los productos que usan y cómo se aplican no sólo ayudan a embellecerlos, sino que pueden causarles problemas, aquí os dejamos algunas recomendaciones para evitarlos:

La limpieza es algo vital: ¿verdad que no se te ocurriría servirle comida a tu familia en los platos sucios? ¿O preparar los alimentos sin lavarte las manos? Pues extiende los mismos principios al área del maquillaje, a la bolsa de los cosméticos y a los envases de los mismos. Al mantenerlos limpios evitas la contaminación con bacterias y hongos peligrosos que pueden provocar una infección en los ojos. Como regla de oro: lávate bien las manos antes de aplicarte el maquillaje y procura que todo lo que utilices esté limpio. En especial, no dejes el aplicador del rímel sobre el tocador o el lavabo. Cierra bien los envases y mantenlos limpios.
No humedezcas los productos: no utilices agua y mucho menos saliva para humedecer los cosméticos de los ojos, para evitar la contaminación con bacterias.

Tus cosméticos son tuyos… y de nadie más: ¿le pedirías a alguien prestada la cuchara que acaba de llevarte a la boca? Por las mismas razones de higiene, los cosméticos, especialmente los de los ojos, no se comparten tampoco. Y ten cuidado con las muestras de los grandes almacenes. Si tienes que probar un producto, aplícalo con un aplicador desechable.

¿Maquillarse con el coche en marcha? ¡Ni se te ocurra! Además de lo peligroso que resulta para ti y los otros conductores, si tienes que frenar súbitamente o una sacudida del coche mientras te maquillas puede lesionarte el ojo.

Utiliza solamente cosméticos indicados para maquillar los ojos: si se te acabó el delineador, no lo sustituyas por un lápiz labial. Podrías llevar contaminación de la boca a los ojos. ¡No es una buena idea!

Si te causa irritación, ¡descártalo!: si resultas alérgica a un producto determinado o te causa molestias en el ojo, se enrojece o te causa escozor, échalo a la basura sin pensarlo dos veces. Consulta con el especialista si la irritación del ojo persiste.

El maquillaje de ojos caduca: aunque no lo parezca, porque la sombra es en polvo, o el envase esté casi lleno porque no lo usas con frecuencia, debes renovar los cosméticos con regularidad. Elimina el bote del rímel después de 2 o 3 meses o si el rímel ya está seco y grumoso. Sustituye el resto cada seis meses.

¡Ojo con la temperatura! No dejes los cosméticos en el automóvil en donde estarán expuestos al exceso de calor y frío, eso puede alterar su fórmula y la efectividad de los conservantes que contienen.

Si tienes una infección en los ojos, no te maquilles: tira los productos que estabas usando cuando comenzó la infección para no volver a infectarte. Además, evitarás irritar el ojo todavía más.

Siempre quieres verte más guapa/o, pero es muy importante mantenernos y mantener nuestros ojos sanos.































Siemp
re quieres verte má
s guapa/o, pero e
s muy important
e mantenernos
y mantener nuest
ros ojos sanos.


lunes, 21 de julio de 2014

Dispositivos electrónicos de lectura y la salud visual


Durante la época de las vacaciones estivales solemos tener más tiempo para leer, y cada vez utilizamos más los distintos dispositivos electrónicos que nos da la tecnología para hacerlo, en lugar del tradicional libro de papel. Pero ¿en qué medida afectan a nuestra salud visual?
En primer lugar hemos de distinguir los dispositivos que utilizan tinta electrónica, como son los eBook, de los que no, como son los tabletas o los portátiles.




La tinta electrónica que se emplea en los eBooks tiene una ventaja significativa si la comparamos con las pantallas LCD para para leer. Al contrario que los anteriores, que necesitan un refresco de pantalla continúo de al menos 25 imágenes por segundo, la tinta electrónica produce una imagen estable que no cansan los ojos y con una sensación cercana al papel con una imagen de alto contraste y alta resolución. Por lo tanto, la imagen es fija, sin parpadeo.

Además, la pantalla de los eBooks no está propiamente iluminada, sino que ofrece una imagen “pasiva” que debe ser iluminada desde fuera (iluminación indirecta). Leer en un eBook es como leer un libro de papel, por lo tanto debemos leer con una luz adecuada para evitar la fatiga visual. Además al no utilizar luz trasera de alto brillo, que es la utilizada en las tabletas, la componente de “luz azul”, de la que tanto se habla últimamente, desaparece.

 
Independientemente del dispositivo que se elija para leer, en líneas generales podemos enumerar los siguientes consejos visuales para los lectores asiduos:

1. Cada media hora descansa la vista mirando a lo lejos durante un par de minutos. Es muy aconsejable asomarse por una ventana y variar el enfoque.

2. Mantén siempre una distancia mínima de 30 a 40 centímetros entre la lectura y los ojos. Un atril te puede ayudar

3. Preferiblemente ubica la zona de lectura frente a una ventana para aprovechar la luz natural, y si leemos de noche, aunque el dispositivo tenga retroiluminación, utiliza una iluminación general de la estancia, para evitar los contrastes al levantar los ojos de la lectura.

No obstante, a priori, ningún sistema es dañino si tenemos bien equilibrada nuestra visión y respetamos las indicaciones anteriores, las cuales valdrían también para el libro de papel tradicional.

Los problemas vendrían dados por la incomodidad de los contrastes y reflejos de las pantallas por lo que utilizando lentes antirreflejantes, colocándolo a la distancia adecuada de lectura y con la inclinación correspondiente no tendría que producirse ningún problema.

Así, para disfrutar de un buen momento leyendo, tan importante como una buena historia, independientemente del soporte en el que esté, es que lo hagamos con una buena salud visual.

jueves, 17 de julio de 2014

10 cosas que debes conocer sobre el glaucoma


El glaucoma es la segunda causa de ceguera en el mundo y la mayoría de las personas que lo padecen lo desconocen debido a su falta de síntomas.  La Organización Mundial de la Salud estima que 4,5 millones de personas están ciegas a causa del glaucoma y para el año 2020 habrá 80 millones de personas con esta condición en la vista. Para que no te tome desprevenido(a), he aquí 10 datos que no debes ignorar sobre el glaucoma.

Al glaucoma se le conoce como el enemigo silencioso de la visión, ya que inicialmente no da síntomas. Estos sólo aparecen cuando ya existen daños que, lamentablemente, suelen ser irreparables.

En realidad, se denomina glaucoma a un grupo de enfermedades que afectan al nervio óptico, que es la vía de información que va desde el ojo hacia el cerebro. Por eso, cuando ese canal se daña, en general no es posible repararlo, aunque sí se puede tratar para frenar la degeneración

Al principio, el glaucoma suele afectar la visión lateral y puede avanzar hasta afectar la visión central. Lo bueno es que si el glaucoma se detecta en una etapa temprana y se trata con rapidez, por lo general puede controlarse sin perder o perdiendo sólo un poco de visión.

Por eso es importantísimo hacerse un examen visual por lo menos una vez al año, para detectar la enfermedad lo antes posible y, si es así, seguir el tratamiento adecuado.

Para que no te encuentre desprevenido(a), he aquí algunos datos que debes conocer sobre el glaucoma:

Si bien esta condición suele desarrollarse después de los 40 años y el riesgo de padecerla aumenta con la edad, en algunas ocasiones se desarrolla en los jóvenes y en los adolescentes, quienes deberán tener cuidados de por vida para evitar que la enfermedad avance.

Uno de los factores de riesgo es tener presión elevada dentro del globo ocular (PIO),  así como tener otras condiciones en los ojos, como trauma ocular, córneas delgadas, desprendimiento de la retina e inflamación de los ojos.

La presión elevada dentro del ojo significa que hay riesgo de desarrollar glaucoma, pero no necesariamente que se tenga la enfermedad. Una persona solamente tiene glaucoma si tiene daño en el nervio óptico.

También están en riesgo quienes tienen diabetes, enfermedades cardíacas u otras condiciones crónicas, así como los que tienen o han tenido familiares que sufrieron de glaucoma.

El glaucoma se puede desarrollar en un ojo o en ambos.

El reducir la presión del ojo en las primeras etapas del glaucoma, detiene el progreso de la enfermedad y ayuda a proteger la vista.

Existen distintos tipos de glaucoma, el más común es el denominado “de ángulo abierto”. Otros tipos son: glaucoma congénito o de nacimiento; glaucoma de baja tensión o de tensión normal; y glaucoma de ángulo cerrado.

El glaucoma de ángulo abierto no da síntomas en sus comienzos, no causa dolor y la visión se mantiene normal. Pero si no se atiende, las personas empiezan a notar que ya no ven como antes, y sin tratamiento, pierden lentamente su visión lateral (que con el tiempo se puede expandir a la visión central, provocando ceguera).
 

El glaucoma de ángulo cerrado, en cambio, causa un aumento repentino en la presión del ojo. Sus síntomas incluyen dolor severo, náusea, enrojecimiento del ojo y visión borrosa (en estos casos se debe buscar tratamiento de inmediato).

El glaucoma se detecta a través de un examen completo de los ojos que incluye: prueba de agudeza visual, prueba del campo visual para medir visión lateral (periférica), examen con dilatación de las pupilas.

Recuerda que la mejor manera de controlar el avance del glaucoma es detectarlo cuando todavía está en su etapa inicial y recibir un tratamiento antes de que cause pérdida de la visión.

Por eso, si estás dentro del grupo de riesgo, no dejes de consultar al especialista. Y si te diagnostican el glaucoma, es muy importante que continúes con el tratamiento tal como te lo ha indicado el médico, aun cuando te sientas mejor o no tengas síntomas. De ese modo estarás cuidando la salud de tus ojos y podrás seguir disfrutando cada momento de la vida, a todo color.

lunes, 14 de julio de 2014

¿Qué son los orzuelos?


De repente notas que te ha salido una incómoda pelotita rojiza en el párpado, justo en el borde de las pestañas. ¡Y cómo duele! Se trata de un orzuelo, o lo que es igual, un “granito” o absceso que se forma en el párpado producto de una infección.
La piel del párpado es extremadamente delicada y sensible, por eso cualquier lesión o infección, por pequeña que sea, resulta dolorosa e incómoda
¿Qué es un orzuelo y por qué sucede?

Hay bacterias que viven sobre la piel del párpado sin ocasionar ningún problema. Pero cuando se van acumulando junto con células muertas en las grietas del párpado o en una glándula sebácea, puede surgir una infección y formarse un “grano” o protuberancia, en un proceso similar al que produce los granitos del acné en otras partes del rostro.  Puede aparecer en el párpado superior o inferior, tanto por fuera como por dentro del borde del párpado.
El orzuelo externo se forma al lado de una pestaña. Empieza como un área sensible, inflamada y enrojecida que se va volviendo más visible y saliente.  Puede durar varios días antes de que se reviente y sane. En la mayoría de los casos se pueden solucionar con sencillos cuidados en casa, pero en algunos casos más severos, es necesario visitar el especialista.

Cuando se forma por dentro del párpado se le llama orzuelo interno. Es igual de molesto y doloroso que el externo, pero no tiene la cabecita blanca de éste.  Ya pasada la infección, la inflamación puede desaparecer completamente o quedar una bolita o nódulo relleno de líquido. En algunos casos, es necesario abrirlos y drenarlos.
¿Qué es un chalazión? A menudo se confunde con el orzuelo, pero el chalazión no se produce debido a una infección, sino porque una glándula sebácea del párpado queda completamente obstruida (tapada) con el propio sebo que ella produce. El chalazión crece más lentamente que el orzuelo y usualmente no duele, pero la inflamación sí puede interferir con la visión y resultar muy molesta.

 
¿Qué hacer para curarlos y aliviar las molestias?:
1.      En primer lugar, evita frotarte los ojos para no empeorar la inflamación o diseminar la infección.

2.      No uses ni maquillaje ni lentes de contacto hasta que el chalazión o el orzuelo desaparezcan.

3.      Aplícate compresas húmedas y tibias sobre el párpado varias veces al día.  Las compresas ayudan a acelerar la curación de los orzuelos y de los chalaziones ya que pueden contribuir a que un poro tapado se abra, facilitando el drenaje y la curación.

4.      Lávate bien las manos antes de aplicar las compresas sobre el párpado. Usa un trozo de gaza o una bolita de algodón humedecido en agua tibia.  Coloca la compresa sobre el párpado cerrado y déjala trabajar de 5 a 10 minutos hasta que se enfríe.  Puedes usar solución salina en lugar de agua para acelerar la curación.

5.      Deja que el chalazión o el orzuelo se abran por sí solos. No los aprietes ni los pinches.

6.      Exciten productos indicados específicamente para los orzuelos o para limpiar los ojos y los párpados, así como toallitas diseñadas para el mismo propósito, consulta con tu óptica.

Si a pesar de todos tus cuidados, ni el chalazión ni el orzuelo mejoran, visita al especialista si:
·         El orzuelo crece rápidamente y/o demasiado, duele mucho y drena pus.
·         El enrojecimiento y la inflamación se extienden por el párpado.
·         Tienes dificultad con la visión.
·         El orzuelo no mejora después de 3 días de atenderlo en casa y no se cura en una semana.

El médico probablemente te recetará un antibiótico local (en gotas o pomadas) o en pastillas.  Úsalos siguiendo las instrucciones específicas que te indique y nunca te automediques.
En algunos casos el médico tendrá que abrir el orzuelo o el chalazión para drenarlos y te recomendará que además de las pomadas y gotas antibióticas, te laves cuidadosamente el párpado usando un jabón suave (como el que usan los bebés). Aplica el jabón sobre el párpado utilizando una mota de algodón o una compresa limpia.
Ahora que ya sabes qué hacer, sigue los pasos indicados y ten paciencia. En unos días verás desaparecer tu orzuelo. En caso de duda, consulta siempre con tu médico.  Los ojos son muy importantes y hay que brindarles el cuidado que se merecen para mantenerlos saludables.

miércoles, 9 de julio de 2014

Prepara tus ojos para disfrutar del verano


La mayoría de nosotros esperamos la llegada del verano para irnos a la playa o sencillamente disfrutar de actividades al aire libre. Preparamos las maletas con todo lo necesario para exponernos al sol; toalla de playa, protector solar, sombrero y traje de baño. Pensamos que lo llevamos todo para protegernos, pero hay una parte muy importante en nuestro cuerpo que a veces se nos olvida…
 

Piensa un momento si llevas todo lo necesario para proteger tus ojos de los dañinos rayos ultravioleta (UV) y de los demás agentes peligrosos del ambiente. El cuidado adecuado de los ojos nos permitirá tener una visión saludable para ver mejor hoy y en el futuro.

Es importante el proteger los ojos del sol utilizando gafas que bloqueen 100% los rayos ultravioleta, independientemente del color, más o menos oscuro que tengan.

No cuidar nuestros ojos adecuadamente ante la presencia del sol puede causar condiciones visuales a largo plazo como cataratas o degeneración macular.

Además de proteger tus ojos del sol es importante seguir las siguientes recomendaciones:

·         Usa gafas que bloqueen el 100% de los rayos UV cada vez que vayas a la playa o a la piscina.

·         Cuidado con las imitaciones, un par de lentes o gafas que no te brinden la protección adecuada puede resultar en lesiones a tus ojos.

·         Después de disfrutar de la piscina o la playa, debes lavarte bien los ojos con agua pura, Esto ayuda a eliminar la irritación del cloro de la piscina o el agua salada del mar.

·         Ante la presencia de arena en los ojos, no te los frotes, es mejor parpadear.  Al parpadear, tus ojos generan lágrimas las cuales ayudan a expulsar cualquier partícula o grano de arena que pudieras tener en el ojo. También puedes utilizar una solución salida para ayudar a limpiarlos más rápidamente.

·         Es muy cómodo el uso de lentes de contacto para ir a la playa o a la piscina, pero has de extremar las precauciones, para evitar que se contaminen o retengan particular que puedan dañar los ojos.

·         Deja tu maquillaje en casa, el sudor puede hacer que entre en los ojos.
 

·         Utiliza gafas de natación para nadar, tanto en el mar como en la piscina; y si usas lentes de contacto, de forma obligatoria.

 

Cuida tus ojos este verano y tus ojos te cuidarán a ti durante muchos años más.

 

jueves, 3 de julio de 2014

¿Quén son esas manchitas que se ven flotando en el ojo?



En inglés se les conoce como “eye floaters” (o manchas flotantes), mientras que su nombre en castellano, “moscas flotantes”, no tiene nada que ver con los insectos que revolotean a tu alrededor o quedan flotando al caer en la sopa. Se les llama moscas volantes o flotantes a ciertas manchas que ven algunas personas y que pueden ser señal de algún problema en la vista. Las personas creen que las ven afuera, pero en verdad están adentro del ojo. Descubre más detalles aquí.

¿Has visto como unas pequeñas manchas que interrumpen tu visión? Técnicamente se denominan miodesopsias y son unos grupos diminutos de células que se forman en el humor vítreo (que es el líquido gelatinoso que llena el interior del ojo y que es lo que le da su forma redondeada). Lo que sucede es que a medida que envejecemos, esa sustancia gelatinosa se va encogiendo y el resultado son esas células que “flotan” en nuestro campo de visión y nos molestan intermitentemente hasta que con frecuencia se depositan en abajo y dejan de molestarnos.

Aunque las moscas volantes o manchas flotantes parecen estar fuera del ojo, en verdad están adentro del ojo y se ven porque son las sombras que se proyectan sobre la retina, que es la parte posterior del ojo que percibe la luz y nos permite ver.

En general, las moscas volantes o manchas flotantes se ven más cuando se mira hacia un fondo plano, como una pared o el cielo azul. ¿Te imaginas cómo son? Algunos las ven como manchas, otros como líneas, y también pueden aparecer en diferentes formas, como pequeños puntos, círculos, nubes o telarañas. Además, si tratas de enfocar la vista sobre ellas, notarás que nunca se quedan quietas.

A medida que envejecemos, es más frecuente notar esas moscas volantes o manchas flotantes que habitualmente no requieren tratamiento. Son más comunes en las personas que se han sometido a una cirugía de cataratas o que han tenido una cirugía con rayo láser en el ojo y en las personas que han tenido una inflamación en el interior del ojo. También son más frecuentes en las personas que padecen de miopía, de diabetes mal controlada y en las personas de más de 50 años.

Estos tipos de manchas flotantes son inofensivas y desaparecen con el tiempo o se vuelven menos molestas, sin necesidad de seguir un tratamiento. Sin embargo, existen algunos casos más graves que se deben considerar, sobre todo, si aparecen de repente, y en gran número:

·         Las moscas volantes o manchas flotantes pueden ser señal de un desprendimiento de la retina, que es una situación de emergencia. Por eso ve al especialista con urgencia si las manchas aparecen o aumentan de repente, especialmente si tienes más de 45 años de edad y si además ves destellos de luces, si percibes una sombra en los bordes, si notas pérdida de la visión periférica (de uno lado) o como si hubiera una cortina gris en movimiento en tu campo de visión, o si notas que tienes una reducción repentina de la vista. Esta condición debe tratarse de inmediato ya que de no ser así puede causar pérdida de la vista permanente.

·         Otra posibilidad son las migrañas oculares: las personas notan manchas brillantes, destellos que aparecen como líneas dentadas en un ojo (a veces lo describen como si estuvieran viendo a través de un vidrio rajado), puede haber una pequeña área de falta de visión (muy pequeña, no es total) y ven como estrellitas en ambos ojos. A veces nunca desarrollan el dolor de cabeza. Estos destellos son provocados por un espasmo de los vasos sanguíneos del cerebro. Si el dolor de cabeza es precedido por los destellos, entonces tienes migraña. Del mismo modo, cuando estas líneas aparecen sin el dolor de cabeza, entonces se trata de una migraña oftálmica (o simplemente, de una migraña sin dolor de cabeza). Le llames como le llames, es importante que consultes con un especialista, especialmente si tienes otros síntomas, como pérdida de la visión lateral. Pero si hay duda de que pueda tratarse de desprendimiento de la retina, recuerda que es una emergencia y debes de actuar de inmediato.