viernes, 20 de junio de 2014

Conducción nocturna y la visión. Precauciones. 14 enero 2014.

Ver bien, es fundamental las 24 horas del día, pero de noche, no siempre es así.


La agudeza visual disminuye. Cuando los ojos tienen buena salud, el ajuste a la poca luz se hace rápida y fácilmente, pero con los años cuesta más adaptarse y disminuye la agudeza visual.

A medida que envejecemos, la pupila encoge y pierde la facilidad de dilatarse en la oscuridad, reduciéndose la cantidad de luz, todo se ve más oscuro y opaco.

La córnea y el lente van perdiendo transparencia, la luz se dispersa en el ojo, aumenta el efecto del resplandor, y se reduce la percepción de los contrastes.

Uno de los primeros síntomas que delatan la formación de las cataratas es precisamente la disminución de la visión durante la noche.

Pero todavía hay otras causas que también pueden afectar la visión nocturna y son: La deficiencia de vitamina A y de zinc, La exposición a mucho sol, La retinitis pigmentaria, cuyo uno de los primeros síntomas es el empeoramiento gradual de la visión nocturna o, también complicaciones con la cirugía LASIK; algunos pacientes pueden experimentar problemas con la visión nocturna después de este tipo de cirugía, como la visión distorsionada en forma de halos o aureolas, así como resplandor alrededor de los objetos (estos síntomas también pueden presentarse durante el día).

Lo que puedes hacer:

Si has notado problemas con tu visión nocturna, no te cruces de brazos. Para proteger tu visión:

Revísate la vista al menos una vez al año, Comunícale al especialista cualquier molestia que hayas notado con tu visión.

El especialista podría indicarte gafas o lentes especiales que te ayuden a ver mejor durante la noche, con lentes que reduzcan el resplandor, los halos y otras molestas distorsiones.








 google+   fb    pii   twitter   picasa   youtube   telnic